Hipoglucemia e intoxicación alcohólica
El consumo de alcohol, especialmente por una persona desnutrida, puede producir hipoglucemia. El mismo efecto puede tener lugar al beber alcohol después de un ejercicio enérgico. En ambos casos, la hipoglucemia se debe a los efectos inhibidores del alcohol sobre la neoglucogénesis hepática y, por tanto, tiene lugar en condición de carencia de glucógeno hepático. El problema es debido al NADH producto durante el metabolismo del alcohol.

oxidacion_del_alcohol.png
Oxidacion del Alcohol (etanol)

El hígado simplemente no puede utilizar de manera lo suficientemente rápida los equivalentes reductores producidos por la oxidación del etanol para evitar trastornos metabólicos. Los equivalentes de reducción extra bloquean la conversión de lactato en glucosa y promueven la conversión de alanina en lactato, lo que da lugar a una considerable acumulación de lactato en sangre. Dado que el lactato no tiene a donde ir, puede desarrollarse una acidosis láctica, aunque suele ser de carácter leve.
El alcohol a dosis bajas produce un funcionamiento motor e intelectual debilitado; las dosis elevadas tienen un efecto depresivo que puede conducir a estupor y anestesia. El bajo nivel sanguíneo de glucosa puede contribuir a estos efectos indeseables del alcohol. Lo que es más, puede parecer que un paciente esta sencillamente ebrio, cuando lo que esta es sufriendo hipoglucemia la cual puede producir daños irreversibles en el sistema nervioso central. Los niños dependen en gran manera de la neoglucogénesis cuando ayunan, y la ingesta accidental de alcohol puede producir una hipoglucemia grave.


Subido por:
Br. Luis Betancourt

Bibliografía utilizada:
DEVLIN, Thomas. (2008). Bioquímica. Libro de texto con aplicaciones clínicas. Editorial Reverte. 4ta. Edición. 643p. Aplicación Clínica 14.10. “Hipoglucemia e intoxicación alcohólica.”